miércoles, 6 de noviembre de 2013

ORSON SCOTT CARD - El juego de Ender, 2006 (1977).



¡Esto es Esparta! Los niños eran apartados de sus madres a los siete años de edad, momento en el que se entregaban al Estado para una educación al servicio de la defensa de la comunidad. Agrupados bajo la severa vigilancia de los más experimentados, ocupaban su infancia en prepararse para la guerra. Los maestros llenaban incansablemente sus horas con pruebas de resistencia y juegos destinados a endurecer cuerpo y espíritu. La vida en familia apenas existía, y la falta de afecto la llenaban con la camaradería en su más amplio sentido. Claro que en la Hélade tomaban los nombres de Pausanias o Leónidas, y no Ender o Alai.


Orson Scott Card, el autor de esta célebre novela, estudió historia antigua tamizada por un credo mormón puro, no en balde nació en Salt Lake City. Card es del tipo de escritor que refleja sin ambages el propósito de convertir su profesión en un instrumento de extensión de sus principios religiosos o políticos -de hecho, el diario El País y Cinemanía, dan la noticia del estreno de la película basada en este libro con un largo artículo sobre la homofobia de Card-. La suma de todos estos factores es la obra El juego de Ender.


La referencia histórica es, como adelanté, más que evidente. El mundo está dividido en la Liga y el Pacto de Varsovia, lo que era muy similar al cosmos griego, que se reunían en torno a Atenas y Esparta también en ligas. La clave social es la ciudadanía, que confiere derechos, entre otros, de expresión. En la novela los hermanos de Ender toman el código de ciudadanía del padre para ejercer derechos que de otra manera no podrían tener. La vida militarizada de Esparta y la “democrática” de Atenas era soportable porque los ilotas, sometidos y carentes de conocimientos y libertad, eran los que desarrollaban el trabajo. Card introduce esta categoría en la novela de distintas maneras y en diferentes momentos; incluso llega a poner en boca del padre de Ender una sentencia esclarecedora: “no puedo concebir que dejemos a la mitad del mundo civilizado como virtuales ilotas”.

Los guiños a la historia de la Grecia clásica son también evidentes cuando en la obra se plantea el uso de la guerra para conseguir la unificación del mundo en nombre de la libertad. En este caso, los insectores (aliens invasores) aparecen al principio como seres vivos uniformes, propios de comuna, inferiores en categoría al ser humano, esclavizados a una reina, una visión que muy bien podría equipararse a la visión que los griegos tenían de los persas, a los que calificaron de “medas”. Sólo luego, los humanos se darán cuenta de que los insectores tienen también una civilización, como los griegos percibieron de los persas tras la derrota de Jerjes. Del mismo modo, Atenas y Esparta quisieron que la defensa de la segunda invasión persa sirviera para unir al mundo griego. Las similitudes históricas continúan, por ejemplo, cuando Card utiliza el nombre de “Demóstenes”, ateniense defensor de la libertad de los antiguos, y de “Locke”, inglés que defendió la libertad de los modernos.

Y en cuanto a las referencias religiosas, sólo quiero citar el recurso al Antiguo Testamento y al típico mesías judío, al salvador. Señalar a Ender en este caso parece algo más que obvio, y la intención religiosa de Card totalmente evidente.

Pero, como dice el famoso frontispicio, “lo que no es tradición es plagio”. La novela engancha, la verdad. Aunque he de confesar que el situar la Escuela de Batallas como el escenario de la trama y hacer de la formación de un niño prodigio el eje de la historia me recordaron a Harry Potter y, en otro plan, a los futboleros Oliver y Benjí. Es excesivo el espacio dedicado al desarrollo de las habilidades de Ender, sobre todo si lo que se quiere resaltar es la soledad, la manipulación y el olvido de los sentimientos.

Porque el juego de Ender tiene dos caras. Una es la finalidad de su existencia, ya que es el “tercero”, el tercer hijo en una sociedad en la que sólo se permiten dos descendientes. Otra es que resulta el único lugar, el de la batalla, el juego, en el que Ender es libre. Pero Card no entra en los temas que se perfilan al principio de la novela: la planificación estatal de las familias, muy al estilo chino y presente en muchas obras de CF, ni la prohibición de las religiones, esa parte imprescindible de la individualidad y, por tanto, de la libertad del hombre. El que los padres de Ender hubieran tenido que renunciar a sus creencias religiosas, y que las practicaran a veces a escondidas es un tema que se desperdicia para darle líneas a las prácticas del juego militar en la Escuela.

La novela me ha gustado. Tiene un tono pesimista, todo metido en un engaño, en el que los malos, como Peter, convertido en Locke y luego en el Hegemon a través de sus artículos en la red, son los que ganan. Valentine, la hermana buena, al servicio de Peter, pierde, al tiempo que la vida de Ender, personaje triste y frustrado, parece desperdiciarse. El contexto no es más halagüeño: un planeta Tierra dividido en dos bloques enfrentados -¡Ay, ese mundo de la Guerra Fría!- que sólo es capaz de unirse frente al enemigo alienígena, un enemigo, los insectores, que no son tan malos como parecían. Buen final, y al parecer peor saga.

Hay quien quiere boicotear el estreno de la película para castigar las opiniones de Card sobre la homosexualidad, a la que califica de enfermedad mental. Será más publicidad para el filme, y, por qué no decirlo, para las asociaciones de gays y lesbianas que se lancen a esto. Yo invito a separar la obra del autor, al igual que escuchamos la música de algunos célebres pirados o drogatas, o vemos el cine de personas que en la intimidad son despreciables.

17 comentarios:

  1. Otra excelente reseña!!!

    El libro definitivamente es bueno, pero no fue lo que yo esperaba. Tiene muchas cuestiones que se pueden analizar y que pueden dejar a uno pensando un rato, pero yo no quería eso, yo quería acción (contra los insectores, no entrenamientos); lo que si tiene es mucha realidad virtual.

    En una ocasión encontré una página de internet que catalogaba a este libro como el mejor de ciencia ficción de todos los tiempos, en segundo lugar tenia a DUNE, y DUNE es un gran libro, por eso es que tenía muchas expectativas para EL JUEGO DE ENDER, y no creo que tenga el grado de entretenimiento que tuvo DUNE.

    http://comentariosdenovelas.blogspot.com/2010/10/el-juego-de-ender.html

    http://comentariosdenovelas.blogspot.com/2010/12/los-supuestos-100-mejores-libros-de.html

    http://comentariosdenovelas.blogspot.com/search/label/Frank%20Herbert

    Ahí te dejo los links de mi reseña de Ender, la supuesta lista de los mejores 100 libros de CF y mis reseñas de DUNE.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Francisco.

    Tengo Dune pendiente, pero es que vi la película hace tiempo y me entró tanta grima que me da cosa coger el libro. Sé que es una tontería, pero qué le vamos a hacer. Otra tarea pendiente.

    Saludetes

    ResponderEliminar
  3. Ufff Jorge, no sabes de lo que te pierdes, sin duda a mi parecer "Uno de los mejores libros de ciencia ficción, si no el mejor". La historia esta mega compleja, la película se queda extremadamente corta, no le llega, es que la novela es demasiado compleja para poder plasmarla adecuadamente en la pantalla grande. Te lo mega recomiendo, sobretodo porque eres fan de la ciencia ficción. DUNE es el libro que no puede faltar en tu repertorio de libros leídos y en tu estante. Leelo, veras si no me lo agradeces después!!!

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  4. Bueno, Francisco, lo mismo le dio una oportunidad. Ya veremos, porque la lista de libros pendientes es bastante larga ;)

    Saludetes

    ResponderEliminar
  5. ...Pero DUNE es uno de esos clásicos que no puedes dejar escapar. ;-)

    (Jaja, mira tú, el que se reía de la saga de Herbert en uno de nuestros correos en cadena... ¡y resulta que no se los ha leído! Pillín, pillín).

    Para mí, la saga de 6 libros es de lo mejor que he leído (dos veces, by the way), aunque sin duda el primero es el mejor.

    EL libro del que esta reseña se centra sí que no lo he leído, ya no sólo por falta de oportunidad sino también por la gran cantidad de opiniones contrarias que he leído, y que no me animan...

    ResponderEliminar
  6. Pues, Guillermo, es fácil: en lugar de leerte dos veces los libros, lee cosas nuevas, como por ejemplo "El juego de Ender", que es un clásico de la CF que está en todas las listas. XD

    No creo que hablara mal del libro de Herbert por la sencilla razón de que no lo he leído. Otra cosa es que hablara mal de la película, que es un bodrio, y que he hablado de ella mal tantas veces que seguro que en ese hilo que dices o en cualquier otro lo habré dicho. Con hablar mal de las cosas que conozco ya tengo suficiente jejeje

    Quizá dije que los comentarios que he leído de la saga son bastante negativos -y que no me dan ganas de leerla ni siquiera una vez ;)- o que se había alargado de forma artificial por parte de la editorial y de la familia Hebert para hacer pasta -legítimo, oye, pero yo no pico-.

    Por cierto, tu comentario estaba en la bandeja de Spam no sé por qué. Menos mal que he echado un vistazo a la bandeja, si no se hubiera perdido. Estos de google...

    Te escribo aparte para que me cuentes qué tal te va, que hace mucho que no sé de ti, truhán.

    Saludetes, majo.

    ResponderEliminar
  7. Tienes razón en tu consejo, pero siempre he sido muy reincidente en esto de la literatura o del cine. Cuando el cuerpo me pide volver a ciertos pasajes y sensaciones tanto fílmicas como literarias, ¿qué voy a hacer? Hay que satisfacer al cuerpo, ¿no? XDD Eso quita tiempo a poder disfrutar de otras obras, vale (que a veces me da la sensación que están sólo para "cumplir currículum"...), pero a cambio uno acaba por conocer mejor cada obra y a su autor a cada re-lectura. ;-)

    Como ya le dije a Lino, mañana si puedo ya volveré a nuestras cadenas de mails habituales. Es que he estado muy liado durante una buena temporada y tengo que ir poco a poco... ;-)

    PD: por cierto, tu frase fue "sólo un consumo desproporcionado de cerveza puede justificar que hables de la SAGA de Dune"... ;-DD
    El hecho de que Herbert llevara a límites tan inimaginados su primer DUNE a cada secuela que escribía demuestra a mi parecer que lo hacía porque REALMENTE tenía algo que contar, no por meramente motivos comerciales (que también podriamos achacar a Asimov y tantos otros). Eso sí, las otras sagas escritas por su hijo tonto y por Kevin J.Anderson sí que son libros nauseabundos, infectos; tal vez los comentarios que leiste se referían a estos últimos...

    Saludetes.

    ResponderEliminar
  8. Es verdad, no recordaba lo de la cerveza. A lo mejor era yo el del consumo desproporcionado XD

    Y tienes razón: hay que disfrutar. En unos días pensaré qué libros leeré estas vacaciones. Qué difícil elección.

    Seguramente los comentarios que leí se referían a los libros del "hijo tonto" y Andersen. De todas maneras, sin motivos comerciales muchos de nuestros escritores favoritos serían electricista, ingeniero, concejal de pueblo, profesor, portero del Atleti,... ;)

    Saludetes

    ResponderEliminar
  9. Que pues Jorge, como es que desdeñas de esa manera la saga de DUNE, tal vez si la película no te agrado, pues ni modo, pero el primer libro de la serie es EL LIBRO a leer, en sci Fi, si bien no he leído muchos libros del genero, te puedo decir que de los casi 20 que he leído, ninguno me ha dejado tan entrado, con tantas ganas de leer las siguientes entradas. Eso de que "sólo un consumo desproporcionado de cerveza puede justificar que hables de la SAGA de Dune"-- que pues, en serio, dale una oportunidad y veras que no es cualquier libro, es como en repetidas ocasiones digo es un gran libro.

    Pues bueno los dejo, haz le también caso a mi tocayo Guillermo, lee DUNE, no te arrepentirás!!!

    Yo en lo personal no he leído dos veces ningún libro, excepto con “El Cantar de los Nibelungos” y pues lo he leído 3 veces, y honestamente sigue siendo mi libro favorito, la muerte de Siegfried me sigue pesando hasta estos días.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  10. La LDUD (Liga para la Defensa Universal de Dune) me persigue. Pero no voy a ceder, si a Arrakis hubieran llegado los teens de Ender los rollitos eco-familiares de ese planeta se habrían acabado antes del game over. ;P

    Saludetes, majos.

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado mucho tu post. Muy interesante lo de la comparación con la grecia clásica. Aquí te dejo, por si te interesa, la reseña que acabo de hacer de la novela: http://cazadordedracos.blogspot.com/2013/07/la-etica-de-maquiavelo-el-juego-de-ender_29.html

    ResponderEliminar
  12. Gracias, marcayuq. Buen blog el tuyo.
    Saludetes

    ResponderEliminar
  13. Hola: Me he encontrado con esta página y me ha encantado, así que pretendo seguirla asiduamente, además de que aprovecharé de recomendarla en mi propio blog: http://elcubildelciclope.blogspot.com/ Respecto a tu texto, me gustó bastante tu particular punto de vista sobre una novela que para mí es muy importante (y en realidad lamento mucho el discurso homofóbico de su autor, pero nadie es perfecto); el año pasado no más escribí un trabajo dedicado a ella y si deseas leerlo, lo puedes encontrar en este enlace: http://elcubildelciclope.blogspot.com/2013/04/el-comienzo-de-la-aventura-los-primeros.html Por cierto...¿Viste la película? Saludos desde Chile.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Elwin. Buen blog el tuyo. Lo he puesto en mi lista "Blogs donde aterrizo".
      No he visto todavía la película. Me falta tiempo (como a todos). Ya lo haré y la reseñaré en el blog Planetas Prohibidos. http://planetasprohibidos.blogspot.com/
      Saludetes desde Los Madriles

      Eliminar
  14. Jamás comente una película online que vi . .. pero El juego de Ender si se lo merece en verdad muy buena la película no estoy enterada pero espero q exista la parte 2!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar, Aide. Me alegro de que te haya gustado la película, aunque la crítica ha sido tremenda. Saludetes!!

      Eliminar
  15. A me personalmente me ha encantado la pelicula y el trasfondo internacional que se entrevee con el apogeo de la Guerra Fria y un mundo dividido.

    ResponderEliminar

Reseñas más leídas